Revista N°214

Ciudad anestesiada

La foto que ilustra la nota fue tomada el jueves 12 de abril del 2018. Increíble, pero real. ese aparato evidentemente salió de la remodelación de algún edificio cercano a la avda. Corrientes y Bulnes. Estuvo colocado azarosa o intencionalmente en la avenida más importante de la ciudad y nadie hizo nada por dos o tres horas… esto estuvo ahí hasta que un repartidor de gaseosas se incomodó porque le molestaba en forma directa para su normal operatoria y lo arrojó cinco metros para el lado de la acera. Mientras tanto algunos intentamos llamar al call center de la municipalidad y el oficial de la esquina parecía no verlo. Al margen de este aparato tirado ahí podemos ver lo que le pasa a la ciudad y su gente... está anestesiada.


No puede ser. Me resisto a creer que CABA sea una ciudad anestesiada, es decir, sin capacidad para sentir el dolor y las heridas. Da la sensación, muchas veces, de que grandes noticias que levantarían polvareda, pasan completamente desapercibidas. Pero, así como en la política nacional “va llegando el lobo a las ovejas”, es decir, comienza a verse afectada la economía y el bolsillo, en Buenos Aires nos ocupamos. Si el arquero de River debe ir a la selección o no­, o si Maradona va al casamiento de la hija. Este episodio que vi hoy me demostró que estamos anestesiados. Que si el gas es impagable, no importa, si las naftas aumentan, no importa todo es igual… hasta que pongan una extracción de aire acondicionado de edificios en el medio de la avenida… nada sorprende… todo está en el mismo plano. Ahora estoy con más empatía cuando Fito hablo mal de los porteños…


A partir de esta imagen un gran amigo la asoció con el ARA San Juan, ya nos estamos olvidando de eso, los familiares desprotegidos hace meses, de nuevo la figura recurrente del estado ausente que siempre traigo a colación en mis notas…


Damas y caballeros necesitamos un estado presente, no intervencionista, pero sí presente. Por enésima vez me declaro anarquista ante el estado recaudador y generador principal de inflación en detenimiento de los salarios.
La sociedad entera está anestesiada, pero algunos seguimos pensando que el cambio no llegó.

 

Eduardo Scofu
locodraghi@hotmail.com

Comentarios